SLP Blogs // Día del maíz: ¿México sin maíz?

Ingrid Farías • 28 Septiembre 2021
maíz diversidad

¿Te imaginas un México sin maíz? No solo es uno de los ingredientes de mayor consumo en el país, también es parte de nuestra cultura e identidad nacional.
Este grano de nombre científico Zea Mays, como buen mexicano es capaz de adaptarse y crecer en ambientes diversos, pertenece a la familia de las gramíneas y es uno de los granos alimenticios más antiguos que se conocen, se cree que tiene su origen a partir del proceso de domesticación que realizaron antiguos habitantes de Mesoamérica de los teocintles, unas gramíneas muy similares al maíz que crecen de forma silvestre en la región central de México y parte de Centroamérica. Desde aquel entonces el maíz sirvió como una fuente primordial de alimento para nuestros ancestros, por lo que aunque no podemos saberlo es admisible considerar que su vida, y por consiguiente nuestra vida, pudo haber sido más difícil sin la existencia del vital cereal.
En las crónicas y leyendas ciertos pueblos, el maíz es representado como deidad o la materia prima que constituye a los humanos, la cultura nahua lo nombró "tlaolli", dentro de sus significados se considera que es "nuestro sustento".
Parece ser que los tipos principales de maíz conocidos hoy en día, eran cultivados ya por las poblaciones autóctonas cuando se descubrió el continente americano.
En México se concentra, la mayor diversidad de maíz del mundo: blanco, azul, gordo, dulce, chiquito, bofo, vendeño, conejo, dulcillo, chapalote, amarillo, etc.
Ahora pensemos en nuestro día a día, en México más de 60 variedades de maíces forman parte de nuestra alimentación diaria. Podemos encontrar una diversidad en las formas, adaptaciones, usos y manifestaciones culturales para sus hojas, mazorcas y granos. Transformarlo en tortillas, tamales, panuchos, molotes, tacos, quesadillas, sopes, chalupas, tostadas, tlacoyos, huaraches, memelas, peneques, picadas, enchiladas, chilaquiles, salbutes, tecocos, tecoyotes; entero en sopas como el pozole o los menudos; en bebidas como el pozol, tejate, taxcalate, pinole y una gran variedad de atoles; así también fermentado en bebidas como el tesgüino, chicha y tepache. Una enorme cantidad de productos se preparan usando la gran variedad de maíces nativos a partir de la nixtamalización, proceso que además se relaciona con un incremento en su calidad nutricional. De cada maíz nativo se valoran sus características particulares que han permitido tener los diferentes productos de la cocina tradicional mexicana. Por ejemplo, las tlayudas de Oaxaca se hacen con maíz bolita, los totopos del Istmo se hacen con zapalote chico. En México se han identificado alrededor de 600 formas de preparar el maíz para alimentación, y dada su importancia en la nutrición como una fuente primordial de energía de la dieta se dice que es el principal cereal del continente americano.
Podemos reflexionar acerca de que su importancia no sólo radica en la amplia diversidad de platillos que podemos disfrutar y crear a partir de este sabroso sustento, sino además reconociendo que es uno de los principales alimentos para México y otros países, así como su influencia directa en la identidad cultural de los mexicanos presente desde mucho tiempo atrás, sin la cual la vida diaria que conocemos no sería la misma.


 

Referencias bibliográficas:
https://www.gob.mx/aserca/articulos/conoces-el-origen-del-maiz?idiom=es

https://www.biodiversidad.gob.mx/diversidad/alimentos/maices
https://www.biodiversidad.gob.mx/diversidad/alimentos/que-nos-aportan/N_maices
http://www.fao.org/3/t0395s/t0395s02.htm
https://www.directoalpaladar.com.mx/ingredientes-y-alimentos/el-maiz-su-historia-y-caracteristicas